¿Qué es la meditación?

La meditación es una técnica que implica hacer un esfuerzo especial para notar lo que está sucediendo en el momento presente (en tu mente, cuerpo y entorno), sin juzgar nada. Sus raíces provienen del budismo, pero no es necesario ser espiritual ni tener creencias religiosas en particular para practicarlo.

El objetivo de la meditación es ayudar a:

  • Volverse más consciente de sí mismo
  • Sentirse más tranquilo y menos estresado
  • Sentirse capaz de elegir cómo responder a sus pensamientos y sentimientos
  • Lidiar con pensamientos difíciles o inútiles
  • Ser más amable contigo mismo
Muchas personas consideran que practicar la meditación les ayuda a gestionar su bienestar diario, pero hay que tener en consideración que no siempre funciona para todos.

¿Cómo funciona la atención plena?

La forma en que pensamos (y en lo que pensamos) puede afectar cómo nos sentimos y actuamos. Por ejemplo, si piensas o te preocupas mucho por alterar eventos pasados o futuros, a menudo puedes sentirte triste o ansioso.
La teoría detrás de la meditación es que mediante el uso de varias técnicas para atraer tu atención al presente (generalmente enfocándote en su cuerpo y tu respiración), al practicarlo puedes:

  • Observar cómo los pensamientos van y vienen en su mente.
  • Aprender que tus pensamientos no tienen que definir quién eres o tu experiencia del mundo, y puedes dejarlos ir.
  • Fijarte en lo que te dice tu cuerpo. Por ejemplo, la tensión o la ansiedad a menudo se pueden sentir en tu cuerpo (como latidos cardíacos rápidos, músculos tensos o respiración acelerada).
  • Crear un espacio entre usted y tus pensamientos, para que puedas reaccionar con más calma.

¿Puede la meditación tratar los problemas de salud mental?

Estudios demuestran que practicar meditación puede ayudar a controlar la depresión, algunos problemas de ansiedad y los sentimientos de estrés. También se han desarrollado algunas terapias estructuradas basadas en meditación y atención plena para lidiar con estas situaciones para desarrollar estrategias que ayuden a manejar las emociones.

Ejercicios de atención plena para probar

Aquí hay algunos ejercicios que puedes probar. No es necesario contar con ningún equipamiento especial:

Muchas personas también encuentran que el yoga, como disciplina y deporte, les ayuda a concentrarse en su respiración y a concentrarse en el momento presente.
Meditación consciente. Esto implica sentarse en silencio y concentrándote en tu respiración, tus pensamientos, las sensaciones en tu cuerpo y las cosas que puedes escuchar a su alrededor. Trata de volver a concentrarte en el presente si tu mente comienza a divagar.
Comer consciente.Esto implica prestar atención al sabor, la vista y la textura de lo que comes. Por ejemplo, cuando bebes una taza de té o café, puede concentrarte en qué tan caliente y líquido se siente en tu lengua, qué tan dulce sabe u observar el vapor que emite el líquido de la taza.

Moviéndose, caminando o corriendo con atención. Nota la sensación de tu cuerpo en movimiento. Es posible que sientas la brisa contra tu piel, la sensación de tus pies o manos contra diferentes texturas en el suelo o superficies cercanas, y los diferentes olores que te rodean.

Escaneo corporal. Aquí es donde mueves tu atención lentamente a través de tus diferentes partes del cuerpo, comenzando desde la parte superior de la cabeza hacia abajo, llegando hasta la punta de los dedos de tus pies. Puedes concentrarte en las sensaciones de calidez, tensión, hormigueo o relajación de diferentes partes de tu cuerpo.
Colorear y dibujar atentos. Concéntrate en los colores y en la sensación de tu lápiz contra el papel, en lugar de intentar dibujar algo en particular. Puedes usar un libro para colorear o descargar imágenes para colorear.
Yoga. Muchas personas también encuentran que el yoga, como disciplina y deporte, les ayuda a concentrarse en su respiración y a concentrarse en el momento presente.

Consejos para aprovechar al máximo los ejercicios de atención plena

Cuando realizas cualquier ejercicio de meditación o atención plena, los pasos clave son:
Presta atención: a las cosas que realizas durante el día. Por ejemplo, cuando te duches, has un esfuerzo especial para prestar atención a la sensación del agua en la piel.
Observa: cuando su mente divague, que es exactamente lo que hacen las mentes, simplemente observa hacia dónde se han desviado sus pensamientos.
Elije y regresa: elije devolver tu atención al momento presente, generalmente enfocándote en tu respiración u otra sensación en tu cuerpo.
Se consciente y acepta: observa y se consciente de las emociones que estás sintiendo o las sensaciones en su cuerpo. Trata de observar y aceptar estos sentimientos con amistosa curiosidad y sin juzgarte.
Se amable contigo mismo: recuerda que la meditación y la atención plena es difícil de hacer y nuestra mente siempre vagará. Trata de no ser crítico contigo mismo. Cuando notes que tu mente divaga, puede regresar suavemente al ejercicio de atención plena.

Consejos generales para realizar meditación.

Reserva un horario para practicar. Los períodos cortos y regulares de meditación consciente pueden funcionar mejor que los largos y ocasionales.
Ponte cómodo. Puede ser útil practicar la meditación en un espacio en el que te sientas seguro y cómodo, en el cual no te distraigas fácilmente.
Ir lentamente. Trata de desarrollar tu práctica lentamente. Recuerda, estás aprendiendo una nueva habilidad, por lo que te podría llevar tiempo desarrollarla. A la mayoría de las personas les resulta difícil sentarse y meditar durante largos períodos de tiempo al principio, así que intenta hacer unos minutos y aumenta gradualmente el tiempo en el que meditas.
Se paciente. No es necesario que te fijes metas ambiciosas ni te presiones, sigue tu ritmo. A muchas personas les lleva un tiempo sentirse cómodas haciendo ejercicios de meditación.
© Proyecto ExpertaMENTE cuida tu mente. 2020