¿Cómo puede la comida afectar el estado de ánimo?

Saber qué alimentos deberíamos y no deberíamos comer puede ser en realidad confuso, especialmente cuando parece que los consejos cambian con regularidad. Sin embargo, la evidencia sugiere que, además de afectar nuestra salud física, lo que comemos también puede afectar la forma en que nos sentimos.

Mejorar tu dieta puede ayudar a:

  • Mejorar tu estado de ánimo
  • Darte mas energía
  • Ayudarte a pensar con más claridad

¿Cómo controlar tu estado de ánimo con la comida?

Estos son algunos consejos que te ayudarán a explorar la relación entre lo que comes y cómo te sientes.

Comer regularmente

Si tu nivel de azúcar en sangre baja, es posible que te sientas cansado, irritable y deprimido. Comer con regularidad y elegir alimentos que liberen energía lentamente ayudará a mantener estables tus niveles de azúcar.

Los alimentos energéticos de liberación lenta incluyen: pasta, arroz, avena, pan y cereales integrales, nueces y semillas.

Consejos rápidos:

  • Desayunar es un buen comienzo para el día.
  • En lugar de comer un almuerzo y una cena abundantes, intenta comer porciones más pequeñas y espaciadas durante el día.
  • • Evite los alimentos que hacen subir y bajar rápidamente el nivel de azúcar en la sangre, como dulces, galletas, bebidas azucaradas y alcohol.

Mantenerse hidratado

Si no bebes suficiente líquido, es posible que te resulte difícil concentrarte o pensar con claridad. También puedes comenzar a sentirte estreñido.

Consejos rápidos:

  • Se recomienda beber entre 6 y 8 vasos de líquido al día.
  • El té, el café, los jugos y los batidos cuentan para su ingesta (pero tenga presente que estos también pueden contener cafeína o azúcar).

Frutas y verduras

Las verduras y las frutas contienen una gran cantidad de minerales, vitaminas y fibra que necesitamos para mantenernos física y mentalmente sanos.

Comer una gran variedad de frutas y verduras de diferentes colores todos los días significa que obtendrás una buena variedad de nutrientes.

Consejos rápidos:

  • Las frutas y verduras frescas, congeladas, enlatadas, secas y en jugo (un vaso) cuentan para sus 5 porciones por día.
  • Como regla general, una porción consiste en un puñado, un tazón o un vaso pequeños.

Cuidando tu intestino

A veces, tu intestino puede reflejar cómo te sientes emocionalmente. Si estás estresado o ansioso, esto puede hacer que tu intestino se ralentice o acelere. Para una digestión saludable, debe consumir mucha fibra, líquidos y hacer ejercicio con regularidad
Los alimentos saludables que ayudan a tu intestino a funcionar correctamente incluyen: frutas, verduras y cereales integrales, frijoles, legumbres, yogurt y otros probióticos.

Consejos rápidos:

  • Es posible que le tome tiempo a su intestino acostumbrarse a un nuevo patrón de alimentación, así que haga cambios lentamente y graduales para tener tiempo de adaptarse.
  • Si te sientes estresado y crees que esto está afectando su intestino, prueba algunas técnicas de relajación o ejercicios de respiración.

Obtener suficientes proteínas

Las proteínas contienen aminoácidos, que son esenciales para la síntesis de neurotransmisores que tu cerebro necesita. También ayudan a que sientas saciedad durante más tiempo.

Consejos rápidos:

  • Las proteínas se encuentran en: carnes magras, pescado, huevos, queso, legumbres (guisantes, frijoles y lentejas), productos de soja como el tofu, nueces y semillas

Manejo de la cafeína

La cafeína es un estimulante, lo que significa que le dará un rápido estallido de energía, pero luego puede hacer que te sientas ansioso y deprimido, o bien perturbar tu sueño (especialmente si lo toma antes de acostarse).
La cafeína puedes encontrarla en: té, café, chocolate, bebidas cola y bebidas energéticas.

Consejos rápidos:

  • Si bebes té, café o bebidas cola, intenta cambiar a versiones descafeinadas.
  • Es posible que te sientas notablemente mejor con bastante rapidez si bebes menos cafeína o si la evitas por completo.

Comer las grasas adecuadas

Tu cerebro necesita ácidos grasos (como omega-3 y -6) para su funcionamiento. Entonces, en lugar de evitar todas las grasas para tener una dieta equilibrada, es importante comer las adecuadas.
Las grasas saludables se encuentran en: pescado azul, aves, nueces (especialmente nueces y almendras), aceites de oliva y girasol, semillas (como girasol y calabaza), palta, leche, yogurt, queso y huevos.

Consejos rápidos:

  • Trata de evitar cualquier cosa que incluya “grasas trans” o “aceites parcialmente hidrogenados” en la lista de ingredientes.
© Proyecto ExpertaMENTE cuida tu mente. 2020